Blogs y libros

A propósito del Lulu Blooker Prize 2007, el premio creado por la empresa Lulu para los “blooks”, es decir los libros basados en blogs, Jean François Fogel habla hoy en su blog sobre este tema.

Para él, la diferencia entre un weblog y un libro es “tan grande que aparta a los dos géneros para siempre”. Y esa gran diferencia se ve clarmente representada en dos puntos íntimamente relacionados:
– Un libro tiene un principio y un fin. Hay una primera página y una última.
– Por consiguiente, un libro tiene un orden (que el lector puede respetar o no)

Supuestamente “Un blog es todo lo contrario: tiene múltiples puntos de entrada. Y no todos los puntos de entrada dependen del autor”.

Pero gran parte de la “definición” de libro se aplica también a los blogs:
Un blog también tiene un principio (no siempre un fin). También tiene una primera página (no siempre una última) y también tiene un orden (en general cronológico, pero contrariamente a los libros, y aquí si hay una diferencia para mi fundamental, se lee invertido, desde el final hacia el principio). Por consiguiente un blog tiene un orden, que igual que en un libro el lector puede respetar o no.

Lo que sí es totalmente cierto es que no basta con hacer un paquete de posts y mandarlos a Lulu para transformarse en un autor. Un libro es mucho más que eso, pero no implica que ambos géneros queden “apartados para siempre”.

Y como ejemplo de buena convivencia, que mejor que el Diario de una mujer gorda de Hernán Casciari, publicado en España en forma de libro en 2005 y que a partir del lunes estará también a la venta en su versión argentina (¿por qué directamente en DeBolsillo?).

¿Me equivoco o es el la primera vez que en la Argentina se publica un libro que alguna vez fue blog? Si es asi, le tocará a su autor la dura tarea de “evangelizar” a público y prensa sobre el tema. Conociendo el nivel del periodismo argentino, no será para él nada sencillo.

Comments are closed.